"Ladies first" (Las damas primero)...

No puedo evitar hacer uso de la ironía como es propio de mí en más de un título (sobre todo en mis propias obras), y es que tanta consideración en ciertas nimiedades cotidianas y tan poca en las más importantes, ¿verdad?...

Quiero dedicar este post a todas las mujeres artistas, y ¿por qué no?, a la mujer en general; que si ya hay competitividad en este mundo, si al "segundo sexo" nos lo quitamos de en medio, más fácil será, menos gente nos hará sombra. Algo así debieron pensar no sólo en el Renacimiento, sino en cualquier época en la que a la mujer se le vetó entre otros muchos derechos al de una educación y no era más que una mula paridora relegada a las tareas del hogar o en el caso más acomodado o exquisito, ser mujer florero.

Pues sólo haré mención de algunas, sólo unas poquitas de esas mujeres artistas de distintas épocas de la Historia a las que a muchas se las conoce de forma casual, como una curiosidad en plan "¿Sabías que...?"; y vamos a empezar por SOFONISBA ANGUISSOLA, pintora del siglo XVII que se instruyó en la Pintura desde los 14 años a través de Bernardino Campi, B. Gatti y en Roma con el mismísimo Miguel Ángel. A los veinticuatro años trabajó como pintora de la Corte española y se le atribuyó el retrato de Felipe II (que hasta ahora se pensó del pintor Coello). Dejó un total de cincuenta obras atribuídas.

ARTEMISIA GENTILESCHI, pintora también del S. XVII que firmó su primera obra "Susana y los viejos", bastante conocida, a la edad de 17 años. Dado que el acceso a la enseñanza de las Bellas Artes estaba restringido a las mujeres en esa época, la formación la recibió por parte de su propio padre (el también pintor Gentileschi) hasta esa edad, continuó a los diecinueve años con Tassi, quien acabó violándola y por ello se interpreta su famosa obra "Judith decapitando a Holofernes", como un acto de venganza, por su violencia. El período florentino de esta mujer fue de lo más fructífero, aunque también dejó obras destacables en su estancia en Roma, Venecia y Nápoles.

EVELYN DE MORGAN, de las pocas pintoras del movimiento prerrafaelita (S.XIX-XX), también se la definía como simbolista, se formó desde casa a los quince años y se inscribió en 1873 en la Slade School of Art. De sus viajes a Florencia se intuye la influencia de grandes artistas del Renacimiento italiano, sobre todo de Botticelli.

ELIZABETH SIDDAL, para mí de las prerrafaelitas con la historia más interesante, y la encasillo como prerrafaelita y no como modelo, ya que se le conocen obras que se adecúan bastante bien en ese movimiento y son coetáneas. También se le conoce una producción poética. Decía de ella de las más interesantes puesto que es el estereotipo por excelencia de la modelo-musa que en la sombra mantuvo el desarrollo de su producción artística y sólo se le dio valor a ésta como curiosidad histórica a posteriori, tras saberse su conexión con el pintor prerrafaelita Dante Gabriel Rossetti, con quien mantuvo una tormentosa relación y dio a luz un hijo muerto; éso, ser la mágica modelo para la famosa "Ophelia" de Millais, su frágil salud, la adicción al láudano y su temprana muerte a los treinta y tres años fueron los jugosos ingredientes que la convirtieron en leyenda. Fue el modelo de belleza del movimiento prerrafaelita, sí, y también fue uno más de ellos. "Lizzie" no tuvo estudios, pero dejó como dije una producción pictórica y poética no menos valiosa.

Muy de la mano va la historia de MARIA ZAMBACO, otra pintora prerrafaelita que también posó como modelo para Burne-Jones -con quien tuvo un romance y también relación con el láudano- Rossetti y Whistler, pero que puede presumir de haber expuesto en la Royal Academy (1887), en la Sociedad de Exposición de Artes y Oficios (1889) y en el Salón de Paris.

CAMILLE CLAUDEL (S. XIX-XX) escultora de inquietudes muy tempranas, desde la infancia, discípula, musa y modelo de Rodin, con quien mantuvo una tormentosa relación y gracias a la cual las obras de Rodin se tornaron más dulces en su tratamiento y menos rígidas, a ella misma le confió parte del acabado de algunas de sus esculturas. Claudel también mantuvo una extensa y rica producción influenciada por su mentor (una proyección de la relación personal con Rodin la podemos admirar en su famosa obra "La edad madura"). En 1882 Camille rompe la relación, pero Rodin continúa con su protección artística enviando cartas de recomendación de ésta a críticos de Arte. El caso de Camille Claudel es crudamente dramático, más bien en lo personal con respecto a Rodin, ya que a pesar del éxito que logró en su carrera como escultora, entró en una crisis nerviosa profunda que la recluyó en su casa-taller, haciéndola destruir parte de sus obras. Tras la muerte de su verdadero apoyo familiar, su padre, Camille fue ingresada por los demás familiares más directos en un manicomio, en el que pasó los últimos treinta años de su vida. Olvidada, muriendo por dentro lentamente y siendo enterrada en una tumba, sin nombre.

Vamos a dar un salto en el tiempo dentro del S. XX, cuando ya son algo más sencillas las condiciones para las mujeres de acceder a la formación académica pero continúan con el peso pesado del compañero artista. Ya se van conociendo más autoras y con mayor facilidad, como es el caso de la famosísima FRIDA KAHLO, para hacer mención de LEE KRASNER. Algo realmente fastidioso de la fama de algunas de estas mujeres, como ocurrió con Frida, es que llamó más la atención la farándula y el morbo de su vida, que la obra en sí misma, pero lo dicho, sigamos con Lee Krasner: Se la conoce más como la mujer que impulsó a Jackson Pollock, ya que se trata de su viuda. El caso de esta artista es muy llamativo para mí ya que, a pesar de su valía productiva, la mantuvo a un lado para centrarse en la del marido. Tras el fallecimiento de éste, la obra de Krasner subió como la espuma, viéndose clara la influencia estilística del marido, pero sin perder su sello propio.

Y podría extenderme más, mucho más, con cualquiera de estas poquísimas protagonistas que he seleccionado, pero habría mucho que investigar, y sólo quiero daros un botón de muestra, acercaros a las circunstancias y condiciones de todas las mujeres y de según qué época, motivo por el cual, y viéndose la evolución, deberíamos seguir luchando, no conformándonos con un hueco en el mundo del Arte, ya que, a pesar de estar ligado a algo tan puramente femenino como la intuición y las emociones, en este campo se le ha atribuído al hombre la más absoluta maestría. Nuestros cerebros y nuestra psique son distintas, todos tenemos mucho que aportar. Nos adentramos en una época de luces para aquellas que aman con la misma fuerza, lo mismo que sus compañeros.

Entradas destacadas
Entradas recientes